“Cuando dudes entre hacer y no hacer, siempre haz porque, aunque fracases, siempre aprenderás de la experiencia.”

Alejandro Jodorowsky

Hola amigues i amics,

Esta semana regresamos a la montaña, a respirar su aire puro y a rodearnos de frondosos bosques de pinos en plena Sierra de Espadán. Para ello, nos desplazamos hasta el interior de la Plana Baixa para descubrir el Castillo de Mauz.

Este castillo, cuyos orígenes datan de la época islámico medieval de la península ibérica, fue construido en el S.XII. Desgraciadamente, hoy se encuentra en un estado de ruina progresivo, aunque al contemplarlo, ya incluso desde la distancia, sigue imponiendo su singular estructura recortada, situada en el cerro de Suera Alta, a unos 582 metros del nivel del mar. Esta elevada posición, permitía la vigilancia de una de las principales puertas de entrada a la Sierra de Espadán, y a su vez, aseguraba un contacto permanente con otros castillos del entorno, con los cuales conformaba una estratégica red. Algunos de los métodos que se utilizaban para dar aviso de algún peligro o de la cercanía de algún invasor eran las señales de humo durante el día, fuego durante la noche y tiros de cañón.

Para iniciar nuestra ruta nos desplazamos hasta la localidad de Sueras, población que se encuentra a 30 km de la ciudad de Castellón, en dirección al interior de la provincia y atravesando las localidades de Onda, Artesa y Tales. Una vez en Sueras nos dirigiremos al Paseo de Castro donde aparcaremos nuestro vehículo y empezaremos nuestra ruta hacia el Castillo.

Dejando atrás la población encontramos, a pocos metros, las primeras señales que nos indican la dirección al Castillo. En breve nos veremos en plena montaña, aunque antes pasaremos por cultivos de naranjos, lugar desde el cual ya divisaremos nuestro anelado castillo.

A un kilómetro del punto de partida nos encontraremos con una señalización que nos desvía hacia el castillo.

Como se indica en la señal, estamos a 30 minutos del castillo. Ya, a partir de este punto, todo el camino es un ascenso constante de aproximadamente 2 km. Como siempre, la dureza del mismo dependerá de la condición física de cada persona. Aunque no supondrá de mucha dificultad a personas que están acostumbradas a pasear por el monte, ya que el desnivel no es muy grande y la subida es relativamente corta, cosa que permite disfrutar más si cabe de la belleza del paisaje, el sonido de la naturaleza, así como la tranquilidad de la montaña.

A favor de esta ruta, hay que decir que está muy bien señalizada y no tiene pérdida, además, nos acompañará, durante gran parte del recorrido, la imagen del castillo sobre el cerro.

Una vez llegamos al castillo, nos dejamos cautivar por las bonitas vistas que este nos ofrece, gracias a su enclave privilegiado desde el cual podemos contemplar parte de la Plana Baixa, el Mar Mediterráneo, Penyagolosa, así como el magnífico paisaje de la Sierra de Espadán.

La posición y las ruinas del castillo dejan volar nuestros pensamientos, y no es difícil imaginar aquellas épocas pasadas en las que el Castillo daba protección a cuatro alquerías musulmanas que, tras la conquista cristiana, se agruparon en un solo núcleo urbano, la Sueras actual.

Una vez hemos comido un poco y bebido mucho, nos despedimos del castillo y descendemos dirección a la Fuente de Castro. Nos esperan 2 km de un descenso moderado y agradable tanto a la vista como a los sentidos. Tanto es así, que no es de extrañar sentir ese impulso que nos hace parar en el camino y contemplar todo aquello tangible e intangible que la naturaleza nos aporta.

Ya en la Fuente de Castro, volvemos a realizar una pequeña parada y nos dejamos envolver por el sonido del agua saliendo por sus 16 caños. El paraje en el que nos encontramos cuenta con unos merenderos, por lo que resulta lógico que esta fuente sea una de las más visitadas de la Sierra de Espadán. El lugar está limpio y cuidado, hecho que es de agradecer, aunque es responsabilidad de todos nosotros el que se mantenga en perfectas condiciones, tal como lo encontramos a nuestra llegada.

Desde la fuente comenzaremos nuestro regreso a Sueras, aunque no lo haremos por el mismo camino por el que hemos llegado, sino que cogeremos la senda del camí vell, una pista llana que nos llevará bordeando el Barranco de Castro.

A unos 3 kilómetros de la fuente damos con una bonita sorpresa, un desvío hacia las ruinas de Sueras Alta. Una aldea despoblada, también de origen musulmán, con restos de estructuras, casas, arcos y calles. Este conjunto de ruinas tiene la consideración de Espacio de Protección Arqueológica, por lo que por su interés histórico es importante protegerlo de la destrucción ocasionada por el paso del tiempo y por la mano humana.

Tras pasear por las calles del antiguo poblado, regresamos al desvío y nos incorporamos a la senda que nos conducirá en tan solo dos kilómetros al punto de partida en Sueras.

Subir al Castillo de Mauz ha sido una experiencia enriquecedora. Hemos disfrutado de esa bonita mezcla de naturaleza e historia ayudados por una ruta fácil de seguir, ideal para hacer en una mañana o en una tarde en cualquier época del año.

Os dejamos el track de la ruta, con las distancias, altitudes e imágenes de los puntos clave del recorrido. Esperemos que lo disfrutéis tanto como lo hemos hecho nosotros. 😊

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/sueras-castillo-de-mauz-fuente-de-castro-sueras-22135634#wp-22135662

Adeu amics!!