“Cuando tengas que elegir entre dos caminos, pregúntate cual de ellos tiene corazón. Quien elige el camino del corazón no se equivoca nunca”

Popol Vuh

Hola amigos/as,

Uno de los privilegios de la provincia de Castellón es que podemos encontrar en su geografía gran cantidad de terrenos montañosos, así como todo un extenso litoral bañado por el Mar Mediterráneo. Esta mezcla hace de esta tierra un lugar perfecto para pasar unos días de vacaciones y relax, ya seas amante de la montaña, del mar o de ambos.

Aunque no vamos a negar que Andando Voy siempre se decanta más por visitar y conocer el mundo rural y de montaña, creemos que sería injusto no hablar de la bonita costa mediterránea de Castellón. Es por eso que en el Post de hoy nos acercamos a la orilla del mar.

Es indudable que el litoral mediterráneo español alcanza su cenit de turistas en los meses de julio y agosto, pero en ocasiones olvidamos que el resto del año la playa y el mar siguen en su sitio, impasibles al paso del tiempo y con una belleza y una majestuosidad que llegan a estremecer.

Pero pongámonos en situación, un domingo en pleno mes de enero, con una temperatura máxima de 24ºC, cielo despejado y una suave brisa marina (Sí, hemos leído bien, en las costas levantinas, en invierno, tenemos en muchas ocasiones estos privilegios canarios), quedarse en casa es cuanto menos un delito. Es por eso que decidimos ir a dar un paseo antes de ir a comer.

Como los domingos solemos comer algo más tarde de lo habitual, decidimos darnos un paseo por la mañana en el Estanque o Estany de Nules. Nules es una población que se encuentra a unos 20km hacia el sur de la ciudad de Castellón (25 minutos en coche aproximadamente), aunque tendremos que desviarnos unos 5km en dirección al mar, por el Camí Cabeçol, para encontrarnos con l’Estany de Nules, un paraje natural municipal de casi 3 hectáreas.

Esta laguna litoral, formada por el agua subterránea procedente del marjal, sirve como refugio para las aves migratorias en invierno, por lo que no es de extrañar encontrarse los fines de semana a familias enteras con niños pequeños, dando de comer a los gansos, patos y demás aves que acuden encantadas a semejante festín.

Es una curiosa y bonita laguna por la que pasear, disfrutar de las aves y la naturaleza de la costa mediterránea. Además, es una zona que dispone de merenderos donde poder comer, descansar y pasar un buen rato, ya sea en soledad o en compañía.

Tras este energizante paseo al sol del invierno castellonense y hacer un poquito de hambre, nos dirigimos a El Morro, un restaurante bastante conocido del puerto marítimo de Burriana, pero que por lo visto ha cambiado de gerencia en diferentes ocasiones.

El Morro es un restaurante ubicado en un lugar inmejorable, sobre el morro de un contradique que sirve de entrada al puerto a los barcos, ya sean de pesca o de recreo.

Según pudimos informarnos, la Generalitat Valenciana es la titular de este recinto, el cual está concesionado bajo ciertos requisitos, como, por ejemplo: mantenimiento y conservación de las instalaciones, pago semestral al Gobierno Valenciano, así como ciertos pagos municipales.

Como explicábamos al principio del post, nuestra visita al restaurante fue un domingo de mediados de enero. Nosotros reservamos una mesa para dos personas con tres días de antelación. Como teníamos claro que queríamos comer un arroz del senyoret, encargamos directamente dicho plato cuando llamamos y a su vez solicitamos que nos reservarán una de las mesas que dan a los ventanales para tener vistas directas al mar. Os recomendamos tanto que reservéis mesa con antelación, como que solicitéis, si es posible, una mesa junto a los grandes ventanales. La ubicación de El Morro es una de las características más reseñables del restaurante, ya que ofrece unas vistas preciosas del Mar Mediterráneo.

El Morro, como buen restaurante costero, tiene como especialidades los arroces y los pescados, aunque también podemos degustar carnes, ensaladas y entrantes variados.

El local ha sido renovado en los últimos años y ofrece un aire simple pero elegante, dándole ese toque de modernidad que tanta falta le hacía.

Nada más llegar nos pedimos dos cañas y solicitamos tomarlas en la terraza que bordea el restaurante. Toda una gozada disfrutar de una cañita fresquita con el olor a mar, el azul del agua y el sol como compañía.

Posteriormente entramos al comedor y nos ubicaron muy amablemente en una mesa con vistas al mar, tal como habíamos solicitado. Como ya teníamos claro el plato principal, pedimos un entrante para ir abriendo boca. Unos deliciosos buñuelos de bacalao acompañados con una botella de Perro Verde, un vino blanco aconsejado por el camarero tras pedirle recomendación. Cabe destacar que en El Morro disponen de una variada carta de vinos tintos, blancos y rosados, así como cavas y champagne.

                                                                              

Tras acabarnos los buñuelos, nos trajeron el arroz del senyoret, que para quien no lo sepa, este plato es un típico arroz valenciano, que lleva por lo general como ingredientes gambas, sepia y mejillones, pero con la característica de que todo esta pelado y cortado a trocitos pequeños para que el senyoret o la senyoreta no tengan que utilizar el cuchillo o sus dedos a la hora de comer tan delicioso arrocito 😊.

Una vez nos terminamos el arroz, fuimos a por los postres. Y aunque nos habían dicho que el postre estrella es el Mundo (helado de vainilla sobre una base de flan y nueces), nosotros somos mucho de tarta de queso y no pudimos resistir la tentación. Pero si un día visitáis El Morro y pedís Mundo como postre, no dudéis en comentarnos vuestra experiencia.

En definitiva, todo lo que pedimos nos salió por menos de 35€ persona. No esperábamos menos, pero tampoco más, así que cuando de un restaurante salimos satisfechos y con un cierto equilibrio entre calidad y precio, solo podemos decir que recomendamos visitar el restaurante, ya no solo por su comida, si no también por sus magníficas vistas.

Nos gustaría conocer vuestras opiniones si visitáis el restaurante, así que no dudéis en dejarnos vuestros comentarios.

Adeu amics i amigues!!