“No juzgues cada día por la cosecha que recoges, sino por las semillas que plantas.”

Robert Louis Stevenson

Hola amigos/as,

Como os adelantábamos en el post anterior, para el descenso del Castillo de Castro solemos optar por dos opciones:

  • Desandar el camino recorrido previamente para ascender al Castillo Castro.
  • Bajar a Alfondeguilla por la ruta que pasa por la Nevera de Castro.

Tal y como indicábamos en la primera parte del post Castillo de Castro, tras visitar las ruinas del castillo y disfrutar de la paz que se respira contemplando sus vistas, iniciamos el descenso dirección la Nevera Castro, la cual encontraremos bajando a unos 1,8 km desde la cima.

Durante la bajada debemos andar con cuidado, ya que hay un tramo de piedras sueltas que se han desprendido de la montaña y que junto a la pendiente del tramo nos obliga a tomar precauciones para no dar con nuestro trasero en el suelo.

A 500 m del Collado donde hemos visto la señal que nos indicaba la bajada a la Nevera, nos encontramos con una intersección, la cual tomamos a la derecha y caminamos por una senda llana unos 1,2 km hasta llegar al desvío que nos indica que quedan 0,14 km para llegar a la Nevera.

Intersección que tomamos a la derecha

Desvío a la Nevera de Castro

Este último tramo es de subida constante y tras llevar ya varios kilómetros a nuestras espaldas se hace un poco cuesta arriba, nunca mejor dicho 😉.

Una vez hemos llegado, observamos que es una Nevera de gran tamaño, exactamente tiene 7m de altura y un diámetro de 6m. La Nevera de Castro data del S. XVII y fue restaurada en 1995. Su nieve era utilizada por los habitantes de los pueblos de la Plana Baixa, en la provincia de Castellón.

Tras visitar la nevera, hidratarnos y comer unos pocos frutos secos, retomamos nuestro camino por el PR CV-138 dirección Coll Roig, por lo que para ello volvemos a las señales indicativas que hemos visto previamente a iniciar el ascenso a la Nevera.

Una vez llegamos al collado, seguimos descendiendo y nos encontraremos más indicaciones. En este punto giraremos a la derecha, encaminándonos a Alfondeguilla.

En el primer tramo atravesaremos bosques de grandes pinos y poco a poco irán apareciendo los alcornoques, que finalmente serán los protagonistas del recorrido. Este último tramo dirección Alfondeguilla no es muy transitado, nosotros no encontramos a ningún otro excursionista por el camino, lo que hizo que pudiéramos disfrutar de la naturaleza en su máximo esplendor.

A unos 2 km aproximadamente del desvío que tomamos a la derecha en Coll Roig, finalizamos la senda y llegamos a una construcción que parece ya abandonada.

Seguimos nuestro camino y encontramos la Fonteta Marc algo descuidada. Anteriormente la habíamos visto en fotos compartidas por otros senderistas y la fuente estaba en mejor estado que como nosotros la encontramos.

A partir de este punto nos quedan aprox. 6 km para llegar a la población de Alfondeguilla. Seguimos la senda, que es de fácil recorrido, y a 2 km de la Fonteta Marc vemos la señal que nos indica el camino hacia Alfondeguilla.

En pocos km llegamos a la pista asfaltada por la que habíamos subido al inicio de nuestra ruta y la que nos llevará de nuevo al punto de partida.

A todos aquellos que tengan dudas sobre realizar el recorrido largo (circular) o realizar el corto (líneal), les aconsejamos que realicen el largo, siempre teniendo en cuenta que en total son 17,2 km por lo que se necesita tiempo y ánimo para esta caminata. Además, hay tramos en los que encontramos pendientes pronunciadas que pueden ser durillas para aquellas personas que no estén acostumbradas a la montaña.

Como os indicamos en el primer post, es una ruta que disfrutamos mucho, ya que reúne una gran belleza paisajista, se puede realizar tengamos o no mucho tiempo gracias a las dos opciones que hemos planteado y se encuentra cerca de la Plana Baixa, por lo que en un momento nos podemos encontrar respirando aire puro en sus bonitos bosques.

Os dejamos el Tracking de la ruta por si queréis seguirla:

http://my.viewranger.com/track/details/NjM5NTQyNQ